Para lucir un abdomen soñado, plano, liso y marcado no hace falta pasar largas horas de sacrificio y esfuerzo sin parar en un gimnasio, con las técnicas aplicadas de Pilates en aras de quemar grasa podrás tener un abdomen plano, incluso aplicando estas técnicas desde la comodidad de tu casa.

 Hay diversas revistas y medios electrónicos, así como videos y expertos del Pilates que velan por el cuidado y mantenimiento del cuerpo que aseguran que no es necesario acudir a un gimnasio para tonificar el vientre o sencillamente mantenerlo lizo y plano, con una buena lista musical en tu dispositivo y muchas energías puedes aplicar las técnicas de Pilates para deshacerte de esa grasa abdominal tan incómoda de una vez por todas y lo mejor de todo, en poco tiempo.

A)    El estiramiento y calentamiento previo del cuerpo: Es necesario tener el cuerpo preparado y a tono para el esfuerzo físico que va a requerir esta práctica, esto es necesario para evitar desgarres musculares, recuerda que tu cuerpo debe adecuarse gradualmente al entrenamiento físico sea este cual sea, esto además activa la efectiva circulación sanguínea.

  •  Acuéstate boca arriba con tu columna y cadera en posición plana con la superficie (elige una superficie dócil pero cómoda para no maltratar tu columna) mantén los brazos a los costados.
  • Levanta tus piernas en un ángulo de 45 grados, es necesario que contraigas el abdomen y con tus brazos ayuda a subir y bajar tus piernas con movimientos pasando de lento a rápido.
  • Controla tu respiración inhalando por la nariz y exhalando por la boca en cada repetición.
  • Cuenta 100 repeticiones y regresa a la posición original (recostado).

Esta práctica es fundamental para quemar grasas del abdomen y caderas, además de tonificar tus brazos, glúteos y piernas.

B)  Comienza entrenando glúteos abdomen y brazos: Acostada boca arriba mantén flexionada una pierna hacia tu pecho, mientras la otra la dejas extendida pero suspendida en el aire. Sube la cabeza y cuello para que puedas utilizarlo como impulso. Trata de mantener lo mas que puedas la postura unos segundos y regresa a la posición inicial. Realiza 6 repeticiones con cada pierna.

C)  Continua con espalda baja: Acostado boca abajo apoya tu cabeza sobre tus manos, debes flexionar y levantar las rodillas. Con los talones juntos y presionados mientras estiras tus dedos hacia afuera. Mantén unos segundos y regresa a la posición inicial. Realiza 10 repeticiones.

D)  Seguimos con el abdomen y la cadera: Acuéstate boca y totalmente recta de la espalda contra la superficie. Sube una pierna en un angulo aproximado de 90 grados. Contrae el abdomen y haz 10 movimientos circulares, como si estuvieras dibujando una “O” con tu pierna, vuelve a la posición original y luego cambia de pierna y realiza las mismas 10 repeticiones volviendo a la posición original de nuevo.

E)  Fortaleceremos ahora el Abdomen y las piernas: Siéntate de manera erguida sobre una superficie plana dócil pero de textura suave que no te maltrate. Levanta una pierna en un angulo de 45 grados, sin doblar la rodilla, siempre mantén contraído el abdomen mientras subas la pierna y descansa de contraer cuando la bajes. Mantén la posición durante 15 segundos y regresa a la posición original, repite 8 veces y repites el mismo procedimiento con la otra pierna.

F)  Culminamos la sesión fortaleciendo aun más el abdomen: acuéstate boca abajo en posición recta, levanta un poco el torso, estira y levanta levemente lo mas que puedas los brazos y las piernas al mismo tiempo, estirando tu cuerpo lo mas que pueda realiza la práctica de respiración durante 2 inhalaciones y exhalaciones y vuelve a la posición original, repite este procedimiento 5 veces.

Esperamos este articulo te haya servido para aprender una nueva técnica o para mejorarla en el caso de que ya la conocieras.