El método del Pilates fue fundado por el alemán Joseph Hubertus Pilates en el siglo XX. Hoy en día, es una de las especialidades deportivas más practicadas en todo el mundo en el que la respiración y la relajación son las principales protagonistas. Se podría decir que el método une distintas ramas como traumatología, ballet, yoga y gimnasia. Una unión que convierte el  Pilates en un entrenamiento físico y mental único.

Son muchos los beneficios del Pilates y, quizá, por este motivo, sean muchas las personas que lo practican y lo aconsejan a sus amigos y conocidos. De hecho, quien lo prueba tiene claro que ya no podría vivir sin él.

Conexión entre el cuerpo y la mente. El control mental es primordial en el Pilates. El cuerpo se une a ella para conseguir obtener un clima de relajación y beneficio general.

Olvídate del estrés. Si has tenido un día duro en el trabajo te aconsejamos que te tomes unos minutos y realices algún ejercicio de Pilates. No sólo te liberará del estrés y la ansiedad sino que, además, te ayudará a descansar y relajará tus músculos.

Pilates para todos. Una de las partes más positivas del Pilates es que puede practicarlo cualquier persona de cualquier edad y condición física. Para los que empiezan con el deporte o para los que llevan ya años e, incluso, es muy beneficioso para las mujeres embarazadas. De hecho existen clases especializadas para ellas.

Tonifícate. Todos y cada uno de los músculos del cuerpo trabajan en una sesión de Pilates. Por tanto, no es de extrañar que, tras unas cuantas sesiones, empieces a notarte más tonificado.

Prevén lesiones. Los movimientos son suaves y coordinados y la posibilidad de sufrir lesiones es mínima. Además, gracias a la mejora en el equilibrio, te ayuda a prevenir lesiones en otros deportes. Tomas el control de tu cuerpo.

Mejora tu flexibilidad. A través de los estiramientos y los diversos movimientos, los ejercicios de Pilates ayudan a corregir problemas en los músculos y te da mucha más coordinación y flexibilidad.

Aumenta la fuerza. Como te hemos comentado, el Pilates tonifica tus músculos y eso da como resultado una mayor fuerza. Además, también fortalece los ligamentos y los hace más resistentes a posibles lesiones futuras.

Mejora tu postura. Los diversos ejercicios tienen como parte fundamental el equilibrio y la correcta posición de la espalda. Y, te aseguramos, que de forma casi inconsciente añadirás las técnicas a tu día a día. Por ejemplo, seguro que mejora tu postura a la hora de sentarte.

Ayuda a tu corazón. Y, este sin duda es el mejor de los beneficios. Al reducir el estrés y la ansiedad, haces que tu corazón tenga una mejor salud. Además, ayudas a controlar tu respiración, mejoras la circulación y reduce la presión arterial.

 Desventajas del Pilates

Frente al gran número de beneficios, te aseguramos que las contraindicaciones son pocas e inexistentes. El único hecho a destacar es que, al ser una modalidad tan pausada y relajada, puede llegar a crear aburrimiento a las personas que están acostumbradas a un ritmo de vida más frenético. Eso sí, te recomendamos que le des tiempo y le dediques más de una clase. Verás que, con el tiempo, tu cuerpo aprende a relajarse y te sentirás mucho mejor contigo mismo.

Sin duda, como ves, el Pilates es muy beneficioso para ti y, si te apetece apuntarte a alguna clase, no te lo pienses más. Notarás como la unión entre tu cuerpo y tu mente es mayor y te ayudará a afrontar los problemas y el estrés diario de una mejor forma. ¡Practica Pilates!