La filosofía Pilates

El Pilates el un concepto de gran actualidad. Su creador fue Joseph Pilates quien buscó en la aplicación práctica una serie de ejercicios que combinan las disciplinas de Oriente y Occidente, los principios de la gimnasia y el yoga, así como ejercicios psíquicos y físicos que fortalecen el cuerpo y liberan la mente.

pilates-en-casa

Una de las claves del triunfo del Pilates radica en su gran adaptabilidad a nuestras ajetreadas vidas ayudando a un perfecto equilibrio entre el cuerpo y la mente. Esto se consigue principalmente porque, a diferencia de otros deportes, no consiste en un ejercicio mecánico, sino que es una actividad muy reflexiva que requiere una intensa concentración física.

En el mundo que vivimos, el estrés tiende a ser un factor relevante de nuestra vida diaria y escapar de ello suele ser algo difícil de conseguir. Por ello uno de los grandes beneficios del Pilates es su gran potencial para despejar la mente y permitir lidiar mejor con los devenires del día a día.

La filosofía de esta disciplina se centra en vivir en el momento presente, sin que nos domine el pasado ni vayamos más allá del ahora. Esta nueva consciencia nos vuelve más perceptivos e intuitivos generando desde el principio un cambio en el individuo y en su modo de afrontar la realidad.

Tips para hacer Pilates en casa

utensilios-para-hacer-pilatesEl primer paso consiste en aceptar la situación en que te encuentras ahora mismo. Ha de hacerse lo que se pueda, llegar hasta donde se pueda y hacerlo lo mejor posible en ese momento. La constancia nos permitirá mejorar paso a paso. Aceptar las áreas débiles permitirá trabajar en su mejora.

Cuando somos capaces de conquistar físicamente las limitaciones de nuestro cuerpo, todos los aspectos de la vida se simplifican. Son muchas las personas que no se dedican tiempo para sí mismas, lo cual tiene una grave repercusión en su calidad de vida. Dedicarse tiempo no debe ser entendido como un acto egoísta, sino como una necesidad que nos permite mejorar en nuestras relaciones con los demás así como en las acciones cotidianas. Es importante comprender desde el principio en que consiste el método Pilates.

Este está basado en una serie de posturas y ejercicios relacionados entre sí cuyo fin es mejorar la circulación y la flexibilidad al mismo tiempo que se fortalecen zonas específicas del cuerpo. Existen una serie de elementos que, aplicados a la realización del ejercicio, ayudan a obtener el máximo beneficio, estos son:

  • La respiración, durante el ejercicio es fundamental tener completa conciencia del modo en que respiramos pues todo movimiento está relacionado con una manera de respirar.
  • La relajación, la clave del ejercicio no es la intensidad si no la participación global para eliminar la tensión corporal.
  • La concentración, los movimientos que se van a realizar se centran en una parte específica del cuerpo.  El control, esencial para conseguir la calidad del movimiento.
  • La acentuada sensación de fluidez, la transición entre distintos movimientos debe ser imperceptible de forma que estos se fundan entre sí.

Ejercicios de Pilates para hacer en casa

El Pilates es un entrenamiento que puede ser realizado fácilmente mediante la consecución de una serie de ejercicios en casa. Aprender estas técnicas puede realizarse fácilmente mediante videos o clases de Pilates que encontraremos fácilmente en internet. Algunos de los ejercicios para principiantes que permiten iniciarse en el Pilates son:

Cien

Es preciso tumbarse boca arriba de manera que la espalda esté totalmente pegada al suelo. Los brazos deben estar pegados a ambos lados del cuerpo de forma que las palmas descansen sobre la colchoneta. Las rodillas serán guiadas al pecho y a continuación estiraremos las piernas hacia arriba formando un ángulo de 90º con el suelo.

Es importante presionar la región lumbar contra la colchoneta manteniendo la columna bien apoyada durante todo el ejercicio. Una vez en dicha posición inspiraremos lentamente por la nariz en cinco tiempos mientras subimos y bajamos los bazos levente, estos deben mantenerse rígidos y no tocar la colchoneta durante el ejercicio. Repite la serie hasta llegar a cien.
A medida que se vaya avanzando en la práctica de este ejercicio podrá aumentarse la intensidad del mismo bajando las piernas hacia el suelo hasta llegar a la altura de los ojos de manera que el cuerpo queda totalmente estirado.

Flexión hacia delante

De nuevo nos mantenemos tumbados hacia arriba pero esta vez estiraremos los brazos por encima de la cabeza separados por una distancia no superior a la anchura de los hombros y con las palmas hacia arriba. Mientras se inspira levantaremos los brazos y contrayendo el vientre levantaremos el torso hacia arriba siguiendo la dirección de las manos.

En el momento de la inspiración continuaremos estirando los brazos y doblando el torso hacia adelante al tiempo que tocamos los dedos de los pies con las manos. La parte crucial de este ejercicio es mantener la curvatura de la zona lumbar en forma de ‘C’ durante el proceso. Repetiremos este ejercicio entre 6 y 8 veces.

Rotación de cuello

Pasaremos a tumbarnos boca abajo. Colocaremos las manos justo debajo de los hombros y elevaremos el torso arqueando la espalda todo lo posible sin despegar los muslos de la colchoneta. Es necesario mantener los hombros bajos durante el ejercicio. Mantendremos esta posición unos segundos y comenzaremos a mirar lentamente hacia la derecha, volveremos al centro y miraremos a la izquierda. Luego inclinaremos la cabeza hacia el hombro derecho y la haremos girar. Acto seguido se hará de igual manera